AL ABANDONO POR EL SILENCIO

La Academia de Atletismo de la Fundación Marathon, entidad sin ánimo de lucro, lleva fomentando el atletismo en los distritos de Chamberí, Tetuán, Moncloa y Aravaca desde hace siete años sin ninguna ayuda pública, subvenciones, y con todo tipo de dificultades para conseguir una instalación donde poder desarrollar sus actividades, continúa creando ilusión, confianza y el sentirse bien aunque su instalación sea la calle o una instalación que hemos quitado al futbol y gracias a la comprensión de la dirección del CMU Marqués de la Ensenada.

La alta cualificación de nuestros entrenadores, su compromiso y la manera como imparten sus clases, complementan la preparación física con un estilo de vida saludable y transmiten una idea sana de competitividad, siempre cuidando la parte afectiva de su alumnado, les permite inventar cada día de entrenamiento nuevos métodos y formas de suplir nuestras carencias de todo tipo para desarrollar el atletismo de formación o de competición y la falta de una instalación adecuada donde todos los niños y niñas tengan un referente con la actividad que estamos enseñando.

Todo esto contrasta con los escasamente 80 niños/as de la escuela pública que a esa misma hora entrenan solos en todo un estadio de atletismo como es el estadio Vallehermoso donde hay espacio suficiente para poder coexistir de forma más equilibrada el uso público de esa instalación con nuestra Academia de Atletismo que entendemos perfectamente compatible, por haber espacio suficiente para que puedan entrenar en los mismos horarios.

Ya en la temporada anterior se redujo seriamente las opciones al alumnado de nuestra academia, ya que no se pudo contar con las plazas ni el horario que desearía, se nos privó del uso del material que la misma directora de la instalación nos autorizó, generando un agravio comparativo entre la escuela pública y la que nosotros, como ciudadanos y vecinos del barrio de Chamberí con derecho al uso de instalaciones públicas y derecho a la libertad de elección educativa, hemos elegido y queremos conservar.

En la temporada actual se nos ha denegado totalmente el uso del estadio, a pesar de los numerosos escritos de revisión y súplica.

Sorprende, en este caso, el silencio del Ayuntamiento de Madrid ante esas peticiones y que nos veamos abandonados sin instalaciones, ni material.