Esperando el nuevo Estadio

Llevamos muchos años esperando algo que se hace desear, el nuevo Estadio atletismo de Vallehermoso, ahora en el mes de julio, cuando parece que está, pero todavía no.

Cuesta mucho arrancar, desperezar nuestros miedos y dar esos primeros pasos hacia tu destino, y más cuando comienza la semana, con un largo verano a nuestras espaldas. Cuesta mucho desentenderse de la negatividad, del poder oscuro que nos acongoja y de las pesadas piedras que solemos encontrar. Cuesta demasiado centrarnos en la vida y disfrutar de ella, con sus pequeños y necesarios detalles, pero no queda más remedio si queremos salir ilesos, si queremos tener un mínimo de ilusión y saborear con intensidad cada bocado de esa actividad tan saludable como es el atletismo entendido a la forma de la Academia de Atletismo de la Fundación Marathon.

No hay nada mejor que empezar la jornada con una sonrisa que relaje las tensiones y mejore el ánimo. Una carcajada que destense el clima y recuerdes lo bello del camino, que merece la pena luchar por conseguir tus objetivos. ¡Ánimo, adelante! La vida te reserva alguna que otra sorpresa solo con realices un gesto.

Dicen que un pequeño gesto puede tener consecuencias más llamativas, a medio o largo plazo. Todo es empezar, atreverse y mirar con ojos entusiasta a la vida.

Los gestos, los detalles, marcan la diferencia de creer o no creer en el ser humano, en la grandeza y en los pasos hacia el crecimiento personal. Cualquier nimiedad, por muy pequeña que sea, traza una distancia que puede ser crucial para determinar un mundo repleto de belleza, valores y sentimientos.

Si ayudamos al prójimo, si dejamos el asiento a una persona mayor en el autobús, si cogemos las bolsas del super a la vecina del quinto, si sonreímos más, si echamos un cable al necesitado o escuchamos al amigo. La vida está llena de instantes, de oportunidades para ayudar, para dejar caer gestos altruistas y vivir intensamente esos regalos del camino

Atrévete

Y solo tenemos que atrevernos, intentarlo, disfrutar haciéndolo y comprobar el efecto que tiene pues la voz se corre, el hecho queda grabado y se transmite rápidamente, haciendo el bien, ayudando en cadena y levantando recias murallas ante la fría intemperie.

 La vida es eso y más. Reír, empujar, quitar las piedras y construir lazos de unión. Disfrutar del paisaje y dibujar trazos de ilusión en los espíritus más desprotegidos.

Así, como el vuelo de una mariposa, con las condiciones apropiadas, se puede sentir en otros lugares, tu gesto, tu solidaridad, tu respeto, tus grandes valores, pueden repercutir en los demás, en este mundo que te necesita. ¡Atrévete! Da el paso y pon en marcha tu generosidad, tu grandeza y tu humanidad. Merecerá la pena.

Te aconsejo que veas nuestro video, repleto de gestos, y sigas el ejemplo, pues todo vale, todo suma, cualquier gesto queda grabado en el alma.